Esther García es autora de los blogs: Mochila y GPS y Crónicas de una enferma crónica. Sus relatos y experiencias son increíbles. De todo lo que he leído me quedo con esta frase: “A menudo el camino difícil es el que mejor te permite apreciar la belleza del paisaje”. Conoce su historia, su forma de ver la vida y su manera de entender los viajes.

Mantener un blog requiere esfuerzo y dedicación. ¿Qué te impulsó a crear Mochila y GPS?

Hace tiempo que quería pasar al ordenador los textos de nuestros cuadernos de viaje y organizar las miles de fotos que almacenábamos, en un formato que mi hijo pudiera consultar fácilmente cuando sea mayor, para que siempre recuerde cuantos buenos momentos hemos disfrutado juntos y algún día pueda compartirlos con su propia familia. El trabajo ya estaba ahí, así que porque no compartirlo en un blog por si podía ayudar a otros viajeros.

En tus últimos artículos hablas de tu viaje por Gran Bretaña en autocaravana. ¿Qué lugar de Escocia te sorprendió más?

Sin duda lo que llaman las Highlands. Esa fue la primera vez que subimos tan al norte y descubrir que existían en Europa lugares tan despoblados, donde puedes circular durante horas sin cruzarte con otro coche o apenas divisar una casa a lo lejos, nos fascinó. Tengo que decir que nosotros somos más de paisaje natural que urbano, aunque nos gusta todo.

Otro de los roadtrips que relatas en Mochila y GPS es Noruega. ¿Has conseguido ver una aurora boreal?

No, nosotros recorrimos Noruega en verano y, como ya sabes, en esa época allí nunca se hace de noche, así que era imposible ver las auroras. Pero me encantaría, no descarto planear alguna vez un viaje en invierno para ir en su busca.

También eres autora del blog Crónicas de una enferma crónica. ¿Cuáles son las principales consideraciones que tienes que tener en cuenta al viajar cuando tienes una enfermedad crónica?

Bueno, lo primero de lo que uno debe ser consciente es que las enfermedades no se toman vacaciones y que por muy bien que se encuentre uno antes de emprender el viaje, no se pueden dejar las cosas a la improvisación. Lo más básico (sé que es evidente pero hay que decirlo) es llevar un seguro que te cubra como mínimo la hospitalización. Yo nunca he tenido que utilizar los seguros privados que contraté al viajar a EEUU, pero sí he estado ingresada un par de veces estando de viaje en Alemania y por suerte llevaba la tarjeta sanitaria europea. Otro consejo que daría es que viajen siempre con el doble de medicación de la que necesiten y la repartan en dos bolsas que vayan por separado. Yo esto lo aprendí por las malas una vez que en el aeropuerto me perdieron el equipaje con todas mis medicinas; desde entonces llevo todo lo que necesito en la maleta que facturo (o la que se queda en el vehículo si voy de ruta) y la misma cantidad en el bolso de mano. Claro que esto supone, si tomas más de 10 pastillas al día como es mi caso, que parezca que estás haciendo contrabando de medicamentos;  por eso siempre debemos llevar un informe firmado por el médico donde aclare toda la medicación que tomamos y traiga un teléfono de contacto por si en la aduana se mosquean y quieren confirmarlo. Para no enrollarme más, si alguien está interesado puede consultar un post que tengo en mi blog sobre este tema.

Beetripper

¿Cuál es tu viaje o destino pendiente?

A menudo veo en otros blogs un montón de lugares a los que me gustaría viajar pero que están fuera de mi alcance por motivos de salud, por ejemplo no puedo ir a lugares que requieran vacunas ya que a las personas trasplantadas no nos suelen hacer efecto, debido a la medicación inmunosupresora que tomamos. En general prefiero no imponerme sueños en lo que se refiere a viajes. Aunque soy una persona enormemente positiva y siempre digo que voy a batir el record de supervivencia de un trasplante de riñón (40 años), también soy consciente de que hace mucho que superé la media, que está en 10-12 años (llevo casi 21) y cualquier día puedo tener que volver a enchufarme a la máquina de hemodiálisis tres veces por semana y se acabó lo de viajar hasta que llegue otro trasplante. Por eso intento emocionarme con el destino que estoy planeando en cada momento como si fuera el viaje de mis sueños, y de momento siempre lo consigo.

¿Qué excursión consideras imprescindible en Alemania?

Alemania es un país precioso, especialmente  en cuanto a la arquitectura de sus pueblos y pequeñas ciudades; es difícil quedarse con una sola, pero mi favorita es Rothenburg ob der Tauber. Otro lugar que me encanta es Berlín por su combinación entre gran ciudad cosmopolita llena de historia y sus parajes naturales; mucha gente no lo sabe porque no suele aparecer en las guías turísticas, pero Berlín tiene unos bosques y unos lagos impresionantes. Según escribo me vienen otro montón de sitios que me parecen imprescindibles, mejor lo dejamos aquí…

Quiero dar las gracias a Beetripper por darme un poco de visibilidad con esta entrevista y, si me lo permitís, quisiera añadir algo al margen de las preguntas. Me gustaría que contar mis experiencias en el blog  no solo sirviera a otras personas para planificar sus viajes, sino también para que la gente aprecie el verdadero significado de la donación de órganos. A menudo las noticias no traspasan más allá del día del quirófano, pero un trasplante no es solo un órgano que te permite seguir con vida, es algo que te da una VIDA con mayúsculas. Gracias a la generosidad de los donantes yo he podido tener un hijo, viajar, hacer excursiones sin que el agotamiento me venciera y tantas y tantas cosas; por eso os animo a que os hagáis donantes y os doy las gracias de todo corazón.